HILACHITAS – Atahualpa Yupanqui


Héctor Roberto Chavero,
conocido como Atahualpa Yupanqui, nació en Pergamino el 31 de enero del año
1908 y se fue para ‘el silencio’ el 23 de mayo de 1992.

Don
Ata fue autor de innumerables canciones, de varios libros de poemas y relatos
se consideraba simplemente ‘un cantor de artes olvidadas’. Sin embargo, más
allá de su modestia, su obra alcanza tal dimensión que resultará imposible, en
el futuro, hablar de cultura latinoamericana sin recordarlo. Algunas de sus
coplas son ya clásicas y reaparecen espontáneamente en las bocas del pueblo,
cuando aflora la injusticia social:

‘las
penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas’

cuando
se recuerda la historia enlutada de nuestra patria grande:

‘camino
del indio, caminito que anduvo mi raza vieja antes que en la montaña la
pachamama se ensombreciera’

 pero también cuando se yergue la esperanza:

‘despacito,
paisanito, despacito y tenga fe que en la noche del minero ya comienza a amanecer’

El
misterio de la montaña, la tristeza del cañaveral, el changuito dormido junto
al camino, el alazán que seguirá galopando todavía

‘si
hay cielo pa el buen caballo’,

 la libertad, el amor pudorosamente escondido
que no se confiesa, serán apenas algunos de los temas  de Yupanqui. Todos ellos signados por el
propósito indeclinable del poeta:

 ‘lunas
me vieron por esos cerros y en las llanuras anochecidas buscando el alma de tu
paisaje para cantarte, tierra querida’
.

Ahí
está su pasión de poeta, expresar el paisaje, poseerlo y recrearlo, pero no
sólo el paisaje geográfico, sino también 
el paisaje humano y espiritual de su patria. Por eso, Atahualpa, no
escribe para el pueblo, sintiendo como propia la alegría y la tristeza de sus
paisanos.

‘Aunque
canto en todo rumbo tengo un rumbo preferido

siempre
canté estremecido las penas del paisanaje,

la
explotación y el ultraje de mis hermanos queridos

y
aunque me quiten la vida o engrillen mi libertad

y
aunque chamusquen quizás mi guitarra en los fogones

han
de vivir mis canciones el alma de los demás’.

‘Si tu no crees en tu pueblo,

si no amas ni espera ni sufres

ni gozas con tu pueblo,

no alcanzarás a traducirlo nunca’.

‘Yo se que muchos dirán que peco de atrevimiento

si largo mi pensamiento p’al rumbo que ya elegí

pero siempre he sido así, galopiador contra el viento’.

‘Yo voy andando y cantando, que es mi modo de alumbrar’.

‘Yo canto por ser antiguos cantos que ya son eternos’.

‘Aunque mucho he padecido

no me engrilla la prudencia…

cada cual tiene su modo;

la rebelión es mi ciencia’.

‘Yo no canto a los tiranos ni por orden del patrón’.

Aquesta entrada ha esta publicada en ATAHUALPA YUPANQUI. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s