EL BRAMADERO – Atahualpa Yupanqui

Terminada la ruda labor de los hombres, el corral quedaba desierto sólo un momento. Porqué en cuanto salía el último ternero y los criollos y kollas
comenzaban a devorar bajo el alero del puesto los ricos asados, los muchachos, en ruidoso disparar, nos posesionábamos del corral.
Cada cual tenía su arma campera: un lazo, un torzal hecho de crines o una piola cualquiera. Y nuestro gusto era corretear luciendo la mejor armada
de nuestros lazos. Nadie escapaba a la rara pericia del gauchaje menor. Allá gritaba un perro, pialado en una pata. Allí estaba llorando un chango
porqué lo habían revolcado en plena carrera. Pero nuestro objetivo más preciado era el bramadero. Ese tronco vigoroso que resitía todos los tirones
de los potros y los toros, nos atraía sobremanera. Había que armar bien la piola para vencer su altura y enlazarlo gallardamente, haciendo palanca en
la cintura y procurando enterrar los pies en el suelo, para aguantar el imaginario cimbronazo.
Algunos hombres, asomados sobre las pircas, comentaban nuestras hazañas:

_Están ensayando pa cuando sean gauchos de verdad…_
_¡Ahá…!, están aprendiendo pa peones_
_O pa esclavos…_

Años después, maduro de caminos y de luchas, he asistido a muchas ‘yerras’ a lo largo de este mundo de kollas y paisanos. Y he visto repetidas cien
veces las corridas de muchachos de las estancias y de changuitos andinos enlazando y pialando en los corrales al caer de la tarde.
Por eso nunca he podido olvidar a aquellos de mis tiempos. Pocos se salvaron. Unos se fueron a la ciudad. Otros vagan por ahí, con el alma como
saeta. Pero los más, quedaron en el cerro padeciendo nevadas y ventiscas, hambre y soledades. Los he vuelto a ver. He visitado sus ranchos, que en el peñascal parecen monumentos al desamparo. Son hombres ahora. Gauchos de verdad, peones aguerridos, esclavos…
Viven atados al bramadero de la fatalidad, apenas con un color en el poncho, con una sonrisa en primavera, con una copla en la tarde…
 

Aquesta entrada ha esta publicada en ATAHUALPA YUPANQUI. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

2 respostes a EL BRAMADERO – Atahualpa Yupanqui

  1. Jordi ha dit:

    Extraido del libro \’Aires Indios\’

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s