PIDA PATRON+PASO OBLIGADO


 
 
CONSIDERACIONES Y VIVENCIAS SOBRE ESTOS Y OTROS TEMAS
 
Para completar un poco el complejo asunto del caballo en Uruguay, Argentina y Brasil (podríamos decir también lo mismo de otros países), me ha parecido oportuno que al escrito ‘Pida patrón’, le acompañara un fragmento de ‘Paso Obligado’ para, de este modo, dar una visión más completa de la cuestión.
La transición que supuso la substitución del caballo por la máquina, tanto en los estamentos civiles como militares, representó para los criadores y tratantes una sensible reducción de su negocio. Con el fin de dar salida a sus excedentes y recuperar sus activos pudiendo además continuar con su actividad, no encontraron otra salida que recurrir a los mataderos. Si bien esta decisión fue un mal menor bajo el punto de vista comercial, quedaba el ético, moral y principalmente el sentimental que son los que nos proponen estos textos. Lo que en los medios rurales se vivió con cierta naturalidad, en las ciudades despertó un gran clamor con acusaciones de ingratitud y olvido de lo que el caballo había representado para la patria y el progreso. De ahí que se hiciera tan popular la frase de la canción de Yupanqui ‘Mi viejo potro tordillo’:
 
_ ‘¡Triste destino, los caballos argentinos!’_
 
Hay que tener en cuenta que en los medios rurales de cualquier parte, tanto el perro como el caballo (los dos ‘mejores amigos del hombre’), aunque se les trate casi siempre correctamente, han sido considerados como herramientas de trabajo que con su sacrificio se ganaban el ‘pirón’.
Por supuesto que este no es el concepto que la gente de ciudad tenemos de los animales de compañía, o como de una manera cariñosa denominan en el Brasil a la mascota: ‘animal de estimação’.
 
He tenido ocasión de visitar dos veces Buenos Aires y Montevideo, en cambio los territorios del interior de Argentina y Uruguay los conozco muy poco, pero recorrí buena parte del Estado gaúcho de Río Grande do Sul (Brasil) durante un periodo aproximado de tres años. Por dos veces conocí, pueblo a pueblo, la zona de Alto Taquarí y más tarde, por mucho más tiempo, la zona de Fronteira (lindera con la R.O.U. y la R.A.). La experiencia marcó mi vida y me aclaró conceptos, me dio la oportunidad de conocer en profundidad al gaúcho de aquellas bandas, que tan poco se diferencia de sus vecinos. El desaparecido poeta Jayme Caetano Braun dijo con mucho acierto:
 
_ ‘Isso aquí é um pampa só’
 
y luego en ‘castelhano’:
 
_ ‘Piedras de un mismo camino, aguas de un mismo caudal’ _
 
refiriéndose a que, tanto el gaucho como la Pampa de los tres países, no conocian fronteras.
 
Durante aquellos años no me limité simplemente a ‘pasar por allí’. Me interesé por las gentes, su cultura, su folclore… y cuando transcurrido el tiempo dejé el país, llevé conmigo las ‘saudades’ por aquellas tierras, las firmes amistades y, a cambio, algo del corazón quedó de mí.
 
No deseaba extenderme tanto y lo que en realidad quería decir es que en esta zona tuve ocasión de visitar con cierta frecuencia dos Estaciones Militares de Remonta; la de Nhu Porã (Campo Lindo) y la de Saicã. En las dos constaté la importancia y cuidado que prodigaban al caballo.
Una noche, antes de ir a la de Saicã partiendo de Rosario do Sul, recuerdo que fui invitado a cenar a la casa de un farmacéutico y su familia. Él era un hombre de aspecto venerable, con el pelo blanco, espìgado, vaya, con la estampa idealizada de un hidalgo. Persona por demás culta y refinada, cuyos modales contrastaban con el medio en que vivia. Lo curioso del caso es que en otras ocasiones, en la Estancia que tenía en las cercanias, le vi cómo se convertia en un ‘taura’ más que se confundía entre la peonada.
Después de la cena, me despedí para dirigirme al Hotel Brasil (creo que le doy mucha categoría al llamarlo ‘Hotel’). La ‘patrõa’ del mismo tenía un yerno uruguayo que utilizaba un automóvil Ford T heredado de su suegro y que eventualmente prestaba el servicio de Taxi, combinando esta actividad con otras labores en el mismo establecimiento. El vehículo, sorprendentemente, estaba en muy buenas condiciones pero digno de estar en un museo. A la mañana siguiente teniamos que viajar en él hacia Saicã. Durante el trayecto, de unos 40 km. mal contados, por un camino de tierra que después de abierto no le dieron más cuidado y que fueron el paso de los vehículos los que se encargaron de su ‘mantenimiento’ para que no desapareciera, conversando entre historias y anécdotas, el amigo (‘amigo’ porqué eran ya muchas las veces que habiamos hecho el mismo recorrido), me preguntó:
 
_ ‘¿Querés senar perdís esta noche?’ _
 
a lo que respondí:
 
_ ‘Hombre…, es comida’ _
 
Sin bajarse del coche echó la mano al cinto, desenfundó, se apoyó en la puerta para afinar la punteria a una perdiz que hasta aquel momento yo no había visto y… aquella noche su suegra nos cocinó una fastuosa cena. Era una época donde, como decían: ‘Era de hombres el andar bien ‘calzao’ (armado).
 
También estuve en varias Estancias, más asiduamente en la Fazenda Astrar, cerca de Alegrete. Allí, además de pescar en el río Ibirapuitã, participar en las ruedas de mate comentando las particularidades propias del trabajo en el campo con los peones, también daba lugar a conocer sus historias personales, aunque el gaucho no se distingue precisamente por hablar de su intimidad. Es muy conocida la anécdota de aquél paisano que estando en un ‘bolicho’, para saber quién era un recién llegado, dijo dirigiéndose a él alzando el vaso:
 
_’¿A la salú de quién…?’_
 
respondiendo el forastero llevando su vino a la altura de los ojos:
 
_’¡A la salú de los que no averiguan!’_
 
 
Bueno…, parece que tuve una estampida en la manada de mis recuerdos. Solo espero que los que desconozcan este tema, encuentren entre esta ‘tropilla’ un ‘pingo’ que les ayude a ‘tranquiar’ con un poco más de bagaje por los textos de Santos Inzaurralde y José Larralde, poetas y ‘horcones’ de la canción nativista uruguaya y argentina respectivamente.
 __________________________________________________________________________________________________________________________________________ 
 
 PIDA PATRON – Santos Inzaurralde
 
Introducción del autor:
Pida patrón no es un canto. Pida Patrón es un grito,
dolor simplemente escrito que pudo bien ser un llanto,
rabia, pasión, desencanto, sangrante rima que hallo,
cruda sentencia que fallo para que el pobre, o no pobre,
por un puñado de cobre condene a muerte a un caballo.  
 
– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –       
 
 Pida patrón lo que quiera. Pida el galope más grande,
pida el aliento más largo, pero no venda mi carne.
Pida que nade los ríos, que cruce todos los valles,
que me deshaga en las sierras, pero no venda mi carne.
Pida que embista en mi pecho las lanzas que embistió antes,
pida que vuele en pedazos bajo el rugir del combate.
 
Pida que enriede en mis crines la muerte que anda en el aire,
pida que caiga envarado ahogando el relincho en sangre,
pida que agote mis fuerzas cuando en la paz cinche y are
para trillar los veranos maduros en los trigales.
Pida que seque las ubres de las yeguadas que paren
aunque apure los potrillos y así los cristianos mamen.
 
Pidame botas de potro que por mi muerte le nacen
para salvar en la muerte la tradición del gauchaje.
Pida todo lo que quiera, del escudo desterrarme,
cinchar las cosas más pobres, hasta de cien Orientales 
sufrir su olvido desdén, pero no venda mi carne
 
Olvide que hice la patria en mi lomo con los grandes.
Pida todo lo que quiera…, ¡Pero no venda mi carne!.
 
– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –
 
PASO OBLIGADO (fragmento) – José Larralde
 
De ande náides pensaría que pudo haber una historia,
me sacó de la memoria el viejo Paso Obligao
como un potro asosegao sin tiempo, ni paz, ni glória.
 
¡Cómo se ensucia la historia de nuestra pobre existencia!
si por una inexistencia de ley que ponga un mojón,
el hombre es como un león que come hasta la concencia.
 
Todo es viejo si es ayer y p’algunos es tradición,
se me mezcla la razón porque una respuesta no hallo,
¡criollos criando caballos pa darles con el facón!.
 
Allá en el Paso Obligao, pago sureño y querido,
el honor quedó vencido por ’05’ de mortadela
y los gauchos hacen muelas con caballos embutidos.
.
Los vide en la calle del Hilo pastoriando pa engordarlos,
después vienen a llevarlos pa’l degüelle…, ¡pobrecitos!.
¡Cada matungo es un grito que la patria dá al llorarlos!.
 
Uno le canta al adobe que fue rancho alguna vez,
no porque ha sido mejor o más bueno que otro…,
uno tiene alma de potro y un corazón tal vez.
 
Uno le dice a la vida ¡Buen día! cada mañana,
uno tiene ganas de ser mejor cada día
pero siente rebeldía de vivir a la macana.
 
Los mismos hombres que andaban ensillando un redomón,
los mismos que en el galpón los cuidaban de la helada,
hoy les dan en la bajada el último rempujón.
 
Me han dao por explicación que es un negocio legal,
si está bien o está mal ante la ley no lo sé,
pero vi más de una vez los ojos del animal… 
 
¡Porqué será que la vida nos pone en cosas tan fieras!
En una esquina cualquiera se nos presenta el negocio
y con mandinga de socio ¡ni la madre queda fuera!.
 
Mi viejo Paso Obligao, algún fantasma de negro se arrimará
cada tanto añorando el dulce canto de algún zorzal mañanero,
pero al llegar el lucero se hará neblina de llanto.
 
Llanto por todo el pasao y el presente que es de todos,
y tan ajeno a su modo, soledoso y retobao como un
tremendo pecao sin perdones ni acomodos.
 
Será la lluvia o serán los arroyos de las penas ande se ajuntan,
serán las cosas que uno ha vivido o serán los comedidos
adioses que nos condenan.
 
Cada vez que ando por ahí, pienso en los hombres que andamos
y algunos que hasta volamos, jinetes de la arrogancia,
revoliando la ignorancia que como látigo usamos.
 
Me asusta tanto silencio, me duele, siento que me duele el pecho.
Hay un absurdo al acecho esperandome un descuido
pa verme rodar vencido antes de subir el repecho.
 
Voy no sé pa que lugar en esto de envejecer,
se me d’entran a crecer ramazones misteriosas
y me hacen llorar las cosas que me hacian florecer.
 
De que sirven los recuerdos de mi viejo Paso Obligao
si todo ha de quedar manchao por la desgracia de un pingo…
¡Son cosas que ni pa ‘gringo’, las cosas que aquí he contao!
                                                                                                                                  
Aquesta entrada ha esta publicada en JOSÉ LARRALDE. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s