MATRERO – Serafín J. García

 
Resueyo del monte cuajao en coraje.
Altivo aletaso de la libertá.
Cerno endurecido de macheces gauchas
que sólo la muerte consiguió ablandar.
 
Corasón caliente de los campos potros
latiendo en la entraña de la soledá.
Tutano de los cerros filosos y ariscos.
Colmiyo de la sierra. Facón del pajal.
 
Tropero de sombras, domador de rumbos,
patrón de horisontes baquiano y audás,
tu vida fue un libre volido de tordo
surciendo distancias, sin nunca anidar.
 
Tuviste por cama los pastos del monte.
Por techo, el ramaje del coroniyal.
Jué arruyo de tus sueños el canto de los ríos
y el silbo de los vientos entre el flechiyal.
 
Dos gauchos con alas rondaron tus noches:
el Tero alarife y el libre Chajá.
Y en los recovecos de tus madrigueras
sus trampas armó el Ñapindá.
 
Y cuando crusaste, tajiando la noche,
se hinchó el campo de lomas pa verte pasar;
chistó la lechusa, cayaron los tigres,
y los cimarrones dejaron de auyar.
 
Pa vos lució el alba sus pilchas rosadas;
pa vos abrió flores punsó el Sucará;
por vos munchas noches la luna, mimosa,
en el anca de tu flete se vino a sentar.
 
Y juiste la estampa más gaucha y airosa
que en sueños las chinas miraron pasar,
prendido a los flecos del poncho el misterio
¡y al cinto el rumbero de la libertá!
 
 
 
 

Aquesta entrada ha esta publicada en SERAFIN J. GARCÍA. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s